Relatos Zoofilicos - Cuentos eroticos de sexo con animales - Fantasias sexuales con bestias
RELATOS ZOOFILICOS
 
Relatos de zoofilia - Fantasias de zoofilia - Cuentos eroticos de zoofilia
  Enlaces
  Primera experiencia con mi perro
  
   Me llamo Bruna, soy de Colombia, tengo 28 años y les relatare lo que me sucedió con un gran  danés cuando tenia 20 años, fue lo más doloroso y lo mejor que me sucedió sexualmente hablando  en mi vida. Cuando era chica y ya tenia conciencia de la sexualidad, pero sin entenderlo del todo,  había algo que me intrigaba sobre manera. Era por que los perros cuando tenían sexo quedaban  unidos y parecía que con un gran dolor, primero me preguntaba si les dolía porque no se separaban,  y la otra duda era como es posible que uno llegaba a arrastrar al otro; por supuesto nunca me anime  a preguntárselo a nadie. Esa duda me carcomió por años, me fascinaba ver una pareja de perra y  perro fornicando y disimuladamente me quedaba a ver cuando se abotonaban.

  Una vez me regalo un tío un gran danés siendo cachorro, por que vivimos en el campo y era más  cómodo tener ese tipo de perro. Me encariñe muchísimo con "Tayson" su nombre, ¿Se imaginaran  porque? (era un peso pesado de verdad), nos hacíamos compañía permanentemente, a donde yo iba  el por detrás, yo le hacia todo tipo de cariños y el se quedaba quietecito, o el me hacia jugar con  toda suavidad para su tamaño y peso me pasaba la lengua por mi cara y brazos mostrándome su  cariño.

  Por la zona donde vivimos es muy solitario y no hay vecinos cerca, había momentos (días) en que  estaba taciturno, por demás tranquilo y sin ganas de jugar, yo trataba de sacarlo de su tristeza el  respondía a los afectos pero muy poco, varias veces le vi que la puntita de su miembro salía de su  capullo y el se la lamía y lamía. Eso para mi no significaba nada, a todo esto yo ya había tenido mis  experiencias sexuales, muy satisfactorias con chicos del pueblo cercano donde iba los fines de  semanas.

 Cierto fin de semana, no pude ir al pueblo por que quede al cuidado de mi casa, por que mis padres  viajaron a visitar un familiar enfermo estarían tres días ausentes, dio la casualidad que mi hermano  fue recargado en su trabajo y vendría recién dos días después, ya había sucedido antes, esto de  quedar sola en casa, por supuesto que con semejante perro nadie se hubiese atrevido a algo en mi  casa.

 Fue en uno de esos momentos en que "Tayson" se lamía su pene, yo sin darme cuenta me quede  mirándolo como lo hacia y sin darme cuenta fui entrando en ebullición y comencé a desear tocarle  esa puntita roja que apenas asomaba, me acerque hablándolo y acariciándolo por su lomo por su  costado (el quieto) fui acercando mi mano hasta su pene que lo había escondido, estaba yo con  cierto recelo por que no me imaginaba como reaccionaria si lo tocaba por allí, hasta que llegue y  comencé a tocárselo y acariciárselo con mi mano, el me hizo saber con su tranquilidad que le  gustaba, que no estaba para nada molesto sino mas bien chocho.

 Comencé a tener mas confianza y a tratar de sacárselo de su capullo, cosa que conseguí y logre  sacárselo; allí comenzaron mis sorpresas cuando vi que cada vez salía mas y más y que se iba  engrosando, tenia un brillo particular que hizo que desee besárselo, lo hice con un miedo atroz por  que pensé que se asustaría de verme acercarme hacia su pene. No sucedía nada y eso me daba  mes confianza, me quede quieta a ver su reacción y no paso nada más quieto estaba así que me  metí eso enorme y con punta en mi boca (yo había tenido una sola experiencia de sexo oral) me  gusto su sabor raro pero rico se la chupe un buen rato comiéndomelo hasta donde podía.

 En un momento tome conciencia que estaba totalmente mojada que me corrían mis jugos, "Tayson"  estaba totalmente de espaldas con su pija hacia arriba. Recién se me ocurrió que podía ser mía esa  cosa ya enorme, así que me puse montándolo, mientras lo hacia jugar tomándolo de sus orejas. Fui  descendiendo lentamente, mientras con una mano le tome su pene y lo coloque en mi vagina, seguía  con temor a su reacción, fui penetrándome lentamente sintiendo que me estaban metiendo lo que  nunca me lo habían hecho anteriormente, no termine de sentirla adentro y me fui en un orgasmo que  no había sentido jamás.

  Me levante y lo llame para que me siguiese me acerque a un almohadón y me puse como su perrita  el me comenzó a lamerme mis jugos, mientras yo intentaba que me subiese, lo hizo como si lo  hubiésemos practicado siempre, una vez que lo tuve encima con mi mano le dirigí su pija y me la  puse en mi vagina súper lubricada y me entro un montón, mi curiosidad o fantasía, me llevo a un acto  del que no me olvidare nunca, como había visto que su pija terminaba en una punta me la puse en mi  culito me entro unos tres cm con dolor pero totalmente aguantable. Lo que paso de ahí en mas es  todo confusión puesto que como estaba adentro decidí poner las dos manos para sostener mi cuerpo  puesto que pensaba moverme con su puntita adentro, en un momento sentí que comenzaba a entrar  mas, talvez ya cerca de los 8 ó 9 cm. Cuando con sus patas delanteras me abrazo como si le  perteneciese, cuando quise acordar me la estaba poniendo cada vez mas adentro y con mucha  fuerza.

 Creo que me desmaye un instante del dolor pero sentí un fuego dentro mío estaba al borde de la  razón del dolor no podía moverme por que tenia miedo que me mordiese en la cara me la enterró con  la fuerza de un gran danés arrecho, cuando creí que ya no me podía doler mas sentí que se me  desgarraba el ano la vagina y todo lo que tenemos por allí, no entendía nada de ese segundo dolor,  que me desgarro; como comprobé después; cuando sentí que se me inundaba el conducto del ano  de una cosa caliente y viscosa como me la imaginaba.

  No aguantaba mas el dolor, no veía las horas que se descargue para sacarme esa atrocidad del  hasta hacia un rato culito virgen cuando pensé que ya estaba, oooohhhh mi sorpresa al no poder  hacerlo correr hacia afuera de las estrellas de dolor. El paso una de sus patas por encima de mí y  quedamos "abotonados" ahora se porque se llama así. Luego de casi una hora y media recién me lo  pude sacar, se imaginan como me quedo lo que yo reservaba para mi marido cuando me case.

 Ahora cuando lo veo así triste lo llevo al monte y me fornica como viejos amantes, pero por atrás  nunca más, es hermoso pero como experiencia una sola vez basta.

 
 Zoofilia
 Sexo animal
  Zoofilia Gratis
 Videos de Zoofilia
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   
y>